10 Famosos que se vieron obligados a bajar del cielo a la tierra

Por desgracia, la popularidad y el talento todavía no pueden garantizar una vida cómoda. Las estrellas también pueden acabar en quiebra por las circunstancias o por su negligencia. Afortunadamente, muchas de ellas encuentran la fuerza suficiente para intentarlo de nuevo.

Estos 10 ejemplos demuestran que nunca hay que rendirse, incluso cuando parece que todo está perdido.

10. Lena Headey

Parecía que su participación en un proyecto tan exitoso como “Juego de Tronos” debería haber garantizado a la actriz una vida estable. Sin embargo, un proceso de divorcio largo y tedioso puso a Lena Headey al borde de la ruina. En cierto momento, ella llegó a tener en su cuenta bancaria sólo 5 dólares, por lo que tuvo que vender su casa para cubrir los honorarios de su abogado. Pero, tarde o temprano, las malas rachas llegan a su fin: encontró un nuevo amor y dio a luz a un bebé.

9. Stephen Baldwin

El menor de los cuatro hermanos Baldwin, en la década de 1990, no llevaba una vida saludable debido a sus problemas con las drogas. Stephen fue capaz de parar a tiempo e incluso se convirtió en un “cristiano renacido”, pero todavía le quedaba pasar por otra inesperada situación. En 2009 se declaró en quiebra debido a la incapacidad para pagar las deudas por créditos hipotecarios. Sin embargo, el actor sigue actuando y aparece semanalmente en un programa de entrevistas de una radio religiosa.

8. MC Hammer

El rapero MC Hammer (su nombre real es Stanley Kirk Burrell) es conocido como uno de los principales artistas de hip-hop de la década de 1990. El single “U Can’t Touch This” lo arrojó a la fama por todo el mundo, pero ya en 1996, MC Hammer se vio obligado a declararse en quiebra. Sus intentos por salir a flote no tuvieron éxito, no está en el Olimpo, pero sigue en pie. MC Hammer aparece en un programa de televisión, actúa y canta.

7. Courtney Love

La viuda de Kurt Cobain durante muchos años sufrió por su adicción a las drogas y al alcohol, lo cual evidentemente acabó afectando a su situación financiera. Como resultado de ello, tuvo que salir de su casa y venderla junto al 25 por ciento del patrimonio musical de su difunto marido. En los últimos años, Courtney finalmente ha logrado reorganizar su vida: está tratando de reanudar su carrera en solitario, pinta cuadros y está preparando su autobiografía.

6. Pamela Anderson

Pamela, uno de los principales iconos sexuales de la década de 1990, no podía razonablemente disponer de sus ingresos. La cantidad que Anderson le debía al Departamento de Impuestos de Estados Unidos era tan grande que se vio obligada a vender su mansión en Malibú y una casa en Sydney. En los últimos años, la actriz rara vez se ha visto en algún rodaje. Eso sí: dedica mucho tiempo a la caridad y a la protección de los animales.

5. Mike Tyson

Tyson es considerado uno de los boxeadores más exitosos en la historia de este deporte a nivel mundial, pero también estuvo a punto de perder todo su dinero. El boxeador gastaba más de lo que debía en sus mansiones de lujo, animales exóticos y otros atributos de una vida ostentosa y, además, más de una vez acabó en prisión. Más adelante, Mike reflexionó sobre su comportamiento y ahora se gana la vida mediante la participación en películas y programas de televisión.

4. Britney Spears

Una de las figuras más prominentes de la cultura pop contemporánea ha llegado a ser casi una “estrella extinta”, cuando en 2007 tuvo un ataque de nervios y como resultado fue declarada temporalmente incapacitada e incapaz de manejar sus propios fondos. Afortunadamente, Britney logró hacer frente a un período difícil de su vida y ahora está otra vez fuertemente saliendo a flote y grabando nuevas canciones.

3. Lindsay Lohan

En 2007, la revista Maxim reconoció a Lohan como la mujer más deseable del mundo. Ese mismo año fue detenida en varias ocasiones por conducir borracha. Desde entonces, la carrera de la actriz rodó cuesta abajo, de manera que al final, tuvo que mudarse con su madre, ya que no tenía dinero ni para un alquiler. Pero no te apresures a renunciar a Lindsay Lohan: después de un largo descanso en el trabajo y tras un tratamiento para vencer su adicción al alcohol y las drogas, comenzó a actuar de nuevo.

2. Brendan Fraser

Como ya hemos comprobado, la carrera exitosa de un actor no siempre garantiza la ausencia de problemas financieros. Igual que le ocurrió a Lena Heady, Brendan Fraser tuvo que pasar por un doloroso divorcio. Por si fuera poco, se lesionó durante el huracán “Sandy“ en 2012 y durante un tiempo se vio obligado a dejar de trabajar. Ahora el actor protagoniza a Danny Boyle en el drama ”Trust”, que será lanzado a la pantalla en 2018.

1. Toni Braxton

Una de las cantantes más exitosas de la década de 1990 tuvo que venderlo todo, incluyendo sus premios, para pagar deudas. Y le sucedió dos veces, en 1998 y en 2011. Sin embargo, ni sus problemas económicos ni de salud (le diagnosticaron lupus) le hicieron abandonar su carrera musical. Ella continuó actuando, incluso en los espectáculos de Broadway y ha creado un exitoso programa de televisión familiar.

Bono: Donald Trump

Y aquí está un ejemplo perfecto de que no se debe renunciar a luchar, incluso cuando te has declarado en quiebra hasta en cuatro ocasiones. Sí, sí, has leído bien. El presidente de los Estados Unidos se declaró en la ruina en 1990, 1992, 2004 y 2009. Todo esto no le impidió lograr su objetivo, ya que no importa cuántas veces uno cae, sino cuántas veces uno encuentra la fuerza para levantarse y seguir adelante.

Que te parecio esto ? Comenta